26.5.15

Batbout, o pan marroquí { Reto Bake the World }

batbout


Que el pan con pan, se diga, es comida de tontos, es una aseveración con la que no puedo estar de acuerdo. Que son muchos los tipos de panes que muchos de vosotros comeríais a base de pellizcos y sin acompañamiento alguno, es una afirmación que me atrevo a decir que compartís conmigo, ¿o no? Panes con miga alveolada, o prieta, de corteza más o menos crujiente, de formas variopintas ... ¡qué más da! Si el caso es que cuando el pan es bueno, está bueno, de devora.

Hace unos cuantos meses, mi capricho por elaborar una receta marroquí, y un pan que la acompañara, me llevó a descubrir un pan plano que como veo que suele darse el caso en este tipo de panes,  no se cuece en el horno, si no en una sartén. Su nombre: batbout o pan marroquí. Su elaboración y aspecto recuerda mucho a los muffins ingleses y que no tienen nada que ver con los muffins americanos, puesto que los ingleses son realmente pan, mientras que los americanos son como nuestras magdalenas.

Y me lancé a hacerlo. Y es un pan tan sencillo de elaborar, tan tierno, tan sabroso ... y tan tentador, que a la vista del éxito que tuvo en casa, me lancé a sugerírselo a Clara y a Virginia, que sabéis son quienes gestionan el reto panarra de Bake the World, y ellas, obviamente, cayeron en las redes del pan batbout tanto como yo.

Este es el resultado de un pan que se come a trozos partidos con las manos, trozos que se emplean a modo de cuchara para coger con él el alimento de nuestro plato, una costumbre muy árabe y del Oriente Medio que puede resultar más o menos atractiva para nosotros, occidentales, pero que no deja de ser una práctica más que cotidiana para ellos. Y la verdad, si al final lo que nos queda en el plato es una sabrosa salsa y la aprovechamos toda pingando un buen pan, ¿qué más da comerlo desde el principio con las manos? Hay quien también lo toma para desayunar, abierto, con mantequilla y miel. Incluso se puede rellenar antes de cocinarlo. Como veis, por sugerencias no será. Todo depende de lo que dicte la ocasión.

Os animo a elaborarlo, porque su elaboración no es nada complicada, y porque el resultado es delicioso.

batbout


Elaborar pan batbout es así de fácil:

Ingredientes (Para 4 panes)
  • 200 gr de harina de trigo de todo uso
  • 50 gr de sémola de trigo, y un poco más para rebozar
  • 10 gr de levadura fresca de panadero
  • 165 ml de agua (aproximadamente)
  • 3 gr de sal común
Elaboración
  1. En un vaso ponemos un poquito del agua que vamos a emplear y desmenuzamos la levadura. Reposamos durante diez minutos.
  2. En un recipiente amplio ponemos la harina y la sémola y mezclamos. Hacemos un volcán en el centro y añadimos la levadura. Vamos incorporando la harina de alrededor poco a poco, y lo mismo hacemos con el agua. Puede que no sea necesario emplearla toda. Lo haremos según vayamos viendo si la masa queda seca y pide más agua.
  3. Añadimos la sal, mezclamos, y a partir de aquí amasamos durante diez minutos hincando los nudillos de los dedos en la masa a la par que la estiramos. Finalmente le damos forma de bola, y la reservamos en un recipiente engrasado y con una nube de harina espolvoreada por encima. Tapamos alejado de corrientes y dejamos levar hasta que doble su volumen, que dependerá de la temperatura ambiental.
  4. Transcurrido ese tiempo, descalificamos la masa, la dividimos en cuatro porciones a las que daremos forma de bola. Las aplanamos ligeramente, las rebozamos en sémola por las dos caras, y las extendemos con las yemas de los dedos hasta conseguir un diámetro entre diez y doce centímetros. Reservamos tapados con un paño durante media hora.
  5. Preparamos una sartén y la pincelamos con una pizquita de aceite. Ponemos uno de los panes y dejamos que se vaya dorando lentamente. De vez en cuando cogemos unas gotas de agua con las yemas de los dedos y humedecemos los panes. Una vez dorada una cara, lo cual llevará unos cuatro minutos, le damos la vuelta y dejamos que se dore de nuevo.
Notas
  • En lugar de cocer los panes en la sartén, también se pueden cocer en el horno. En este caso, precalienta el horno a 180ºC, protege una bandeja de horno con papel vegetal, coloca los panes después del reposo del último formado, y cuécelos unos 25 minutos.