26 enero 2015

Caramelos blandos de café al Bailey's { Reto Tía Alia }

caramelos de café al bailey's


Reto Tía Alia de enero de 2015: ¿Txangurro? ¿O caramelos de café?

Pues la verdad es que en cuanto vi las propuestas, supe claramente por qué opción me iba a decantar. Y me fui de cabeza a la dulce. Y es que en esta casa el marisco no es de la devoción de la cocinera. Y si he de hacer una receta, y más para un reto, soy totalmente incapaz de cocinar algo y publicarlo sin que sea yo quien de el visto bueno, que para algo soy la que lleva todo este cotarro.

Si no ha habido causas mayores que me lo impidieran, siempre he sido fiel al reto Tía Alía. Desde que empezó su segunda temporada, el reto anda de picaflor yendo a casas de amigas y no podía consentirme el no participar. Y cuando supe que se había asentado en la cocina de mi querida Virginia, en Sweet&Sour, me dije que era de obligado cumplimiento el hacerlo. 

Siento un cariño especial por Virginia. Ella es una más del grupo de amigas que esta blogosfera gastronómica me ha permitido conocer. Llega un punto, porque a todos nos pasa, que el blog de las personas se nos queda pequeño y buscas la manera de llegar a ellas personalmente. Y esto se logra mayormente en forma de encuentros. Las circunstancias nos han puesto una junto a la otra en más de una ocasión; y la última, en un viaje familiar al País Vasco, su tierra, el pasado verano del 2014. Y puedo decir que Virginia es una persona maravillosa, cariñosa, atenta, servicial, alguien con quien se puede hablar sobre cualquier tema, y no solamente gastronómico, y esto da mucha riqueza al trato con las personas. 

Con estas palabras, mucho me temo que no hago otra cosa que alimentar la envidia de aquellos que no la conocen ;)

De su blog .. ¿qué decir? Que es uno de los mejores blogs gastronómicos. Un blog con recetas que han sido constatadas por ella misma, con versiones contrastadas, con consejos, alternativas, y son garantía de resultado seguro. Un blog de referencia y que o puedes perderte por nada del mundo.

Y ahora ... ¿pasamos a la receta?

Caramelos de café ... blanditos, con un toque a uno de mis licores favoritos: Bailey's, pero resaltando el toque amargo que tanto me gusta del café. Soy de las que se endulza muy poco el café.

Ingredientes (Para unos 25 caramelos)

  • 100 ml de Bailey's
  • 250 ml de leche semidesnatada
  • 150 ml de café recién hecho
  • 250 gr de azúcar blanquilla
  • Una rama de canela
  • 2 cdas de glucosa líquida
  • Aceite de oliva o de girasol
Además
  • Un recipiente - puede ser un molde alargado de plum cake - engrasado previamente
  • Capsulas de papel de tamaño mini
Elaboración
  1. En un cazo ponemos el Bailey's a calentar. Lo llevamos a ebullición y lo mantenemos hirviendo un par de minutos hasta que se haya evaporado el alcohol, todo ello para que al mezclarlo con la leche esta no se corte.
  2. A continuación, en el mismo cazo vertemos la leche, el café recién hecho y la rama de canela. Llevamos a ebullición, vigilando que no llegue el punto en el que al bullir, el contenido crezca y se pueda derramar. Tapamos, retiramos del fuego, y dejamos infusionar una hora. 
  3. Al cabo de ese tiempo, calentamos de nuevo, vertemos el azúcar, removemos, y una vez disuelta añadimos la glucosa. Dejamos cocer, removiendo con cierta frecuencia, unos treinta minutos o hasta que veamos que la mezcla se ha convertido en un almíbar que ha adqurido el que se llama punto de bola. Notaremos además que el caramelo se desprende fácilmente de las paredes del cazo. Para saberlo, con una cucharita retiramos una pequeña parte, dejamos que pierda un poco de temperatura para no quemarnos, y amasamos con la yema de los dedos para darle forma de bola. Si queda firme, ese es su punto.
  4. Vertemos el caramelo en el molde de plum cake, impregnamos la hoja de un cuchillo con aceite y marcamos unas líneas transversales para dibujar cuadrados. Dejamos enfriar por completo.
  5. Separamos los cuadraditos, nos impregnamos las palmas de las manos con aceite, cogemos cada cuadrado y le damos forma de bolita entre las palmas. Disponemos cada caramelo en una cápsula de papel pequeñita, y listos para disfrutar.